jueves, 2 de septiembre de 2010

Artesanía




Desde la frontera norte de Chile hasta la Región de Antofagasta, se trabaja la piedra volcánica liparita, tallando representaciones de las iglesias más características de la zona. Sobresalen las labores de los poblados de Toconce, San Pedro y Toconao.


Otras piezas elaboradas manualmente son los instrumentos musicales característicos del folclor nortino, como, por ejemplo, las ocarinas de arcilla y las quenas y zampoñas hechas de caña. En las tierras de Copiapó y La Serena, utilizan diversas fibras vegetales. La juncia suele usarse para crear canastos con fondo redondo u ovalado y la caña brava también se entrelaza para formar cestos, los que suelen ser muy resistentes y rústicos. La totora, por su parte, es muy trabajada en la localidad de Tierras Blancas y en los alrededores de La Serena; la oferta de la artesanía hecha con esta fibra se concentra en Vallenar.




Otras piezas elaboradas manualmente son los instrumentos musicales característicos del folclor nortino, como, por ejemplo, las ocarinas de arcilla y las quenas y zampoñas hechas de caña.




En Chapilca, pequeño pueblo al interior de Vicuña, existe una interesante oferta de tejido artesanal con lana de oveja; se pueden hallar bolsos, alfombras y mantas, entre otros. También en el Norte Chico, hay trabajos en madera de guayacán y de cacto, así como labores en piedras combarbalita y lapislázuli; la primera es exclusiva de Chile y es usada para crear bellas piezas ornamentales; el lapislázuli, en tanto, se emplea en joyas y objetos decorativos, destacando también como un material que, aunque no es exclusivo de Chile, sí resalta por su escasez en el mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada